Blog

Trucos para buscar casa

Ya sea que busques un sitio de alquiler o de compra, debes saber que existen ciertos truquillos a tener en cuenta en los avisos inmobiliarios para saber si la vivienda que te gusta es adecuada, si tienes posibilidades de negociar el precio o bien es un simple “gancho” utilizado por la inmobiliaria.

Primero definiremos qué es un “gancho” inmobiliario. Esto se da cuando una agencia del sector, publica avisos de viviendas que ya no están disponibles o nunca lo estuvieron y que por sus características sobresalen positivamente del resto. Ya sea por tener un precio accesible por debajo de la media o por presentar características sobresalientes respecto de la media. ¿Cuál es el objetivo? Que te pongas en contacto con la agencia y que ellos logren generar una base de datos de personas en busca de una propiedad a quienes ofrecerles el resto de su cartera de inmuebles mediante estrategias de venta. Por todo lo mencionado anteriormente, debes estar atento cuando ves una publicación de un inmueble que parece “demasiado bueno para ser verdad”. Cabe aclarar que no significa que debes obviarlos, sino que debes evitar ilusionarte. Más allá de sospechar que puede ser una publicación gancho, contacta con la inmobiliaria, nunca sabes dónde puede aparecer el inmueble de tu vida. Desde aquí sólo queremos ponerte al tanto de algunas estrategias y evitarte disgustos.

Vamos ahora por los truquillos que puedes detectar en los avisos para saber si tienes oportunidad de negociar el precio de alquiler o compraventa. Uno de los elementos que suele “manipularse” es la fecha de publicación del aviso. Cuando una vivienda lleva mucho tiempo publicada, el público la desestima pues interpreta que si nadie la quiso durante todo el plazo de publicación es porque debe tener algo que hace que sea desestimada. Por ello, las agencias suelen republicar los avisos continuamente para que los buscadores de viviendas daten como reciente la fecha de publicación y creas que es una nueva vivienda que salió al mercado recientemente. Es importante destacar dos cosas. Por un lado, podrías apuntar cada vivienda que veas publicada y te interesa. Podrías tomar nota de sus características y hasta sacar una impresión de pantalla con las fotos de la vivienda en donde conste la fecha de publicación de ese anuncio. Por otro lado, no te apresures a desestimar una vivienda que lleva meses publicándose, pues podría suceder que esa vivienda no se haya vendido con anterioridad porque otras personas no vieron el potencial que tú puedes encontrarle. Más allá de ésta oportunidad debes saber algo: si una vivienda lleva más de 2 meses publicándose, tienes altas chances de poder renegociar el precio. Así que recuerda apuntar las fechas de publicación incluso de aquellas viviendas que no se corresponden con todos tus requerimientos. Recuerda que estas situaciones te permiten negociar el precio.

Ahora veremos cómo podemos saber si la vivienda que estamos analizando es adecuada. Por adecuada nos referimos a que esté bien ubicada, que tenga cierta luz natural mínima y que sea acorde a nuestra situación física y económica.

Respecto a la zona puedo darte tres recomendaciones: Si no has definido un perímetro de búsqueda de vivienda, hazlo. Arma una cuadrícula en un mapa y delimita tu búsqueda para no enloquecer en el intento. Una vez que hayas acotado esta zona, recórrela en diferentes horarios: mañana, tarde y noche, para ver el movimiento del barrio y definir qué zonas te gustan y qué zonas descartas de antemano. Siguiendo de mayor a menor, una vez que definas zona, contacta con cualquier persona que conozcas en ese barrio para que esté al tanto de tu búsqueda, lo tenga presente y pueda avisarte si se entera de algo que te sirva. Si no eres una persona tímida, contacta con las administraciones y los encargados de aquellas fincas que sean de tu agrado e incluso atrévete a frecuentar algún bar y hazles saber, con disimulo, de tu interés en encontrar un piso en la zona.

Ya pensando en las características de la vivienda, debes prestar atención a las fotos que publica el aviso. Para cerciorarte que la vivienda cuenta con una mínima luz natural debes fijarte en las fotografías al detalle y preguntarte: ¿Los ambientes tienen las luces encendidas o apagadas? Si las fotos son nocturnas pide fotografías con luz natural y analiza la respuesta por parte del anunciante.

Siguiendo con las características de la vivienda, observa la perspectiva de las fotografías. Ten presente que aquellas tomadas con ojo de pez o gran angular, agrandan los espacios.

Por último y no menos importante, debes atender a las características que se refieren a tu aptitud física y económica. Con ello nos referimos a los accesos necesarios según tu condición, ya sea que necesites ascensor, que puedas utilizar escaleras o que sea imprescindible una rampa para silla de ruedas. Piensa en tu presente y tu futuro, sobre todo si piensas tener niños. Evalúa si la finca tiene posibilidades de agregar un ascensor en el futuro, eso muchas veces revaloriza la vivienda. En lo que a aptitud económica se refiere debes considerar los gastos de comunidad y todas aquellas imputaciones que la administración suela hacer. Así que no olvides preguntar sobre los gastos medios de comunidad, electricidad, agua e impuestos a la hora de evaluar un piso.

Otro punto que podría ahorrarte mucho dinero es contactar con dueño directo. ¿Cómo puedes hacer esto? Ya sea recorriendo el barrio como mencionamos anteriormente o bien analizando aquellas publicaciones que sean por dueño directo (puedes filtrar la búsqueda por esta característica). También hay un truquillo que funciona en algunos casos. Muchas veces las inmobiliarias publican sus avisos y ponen un número fijo al cual llamar pues la publicación corresponde a la de una empresa. En cambio, cuando la publicación es privada y de dueño directo, suelen publicar sus avisos con un número de móvil al cual llamar. Casi nunca proveen un número de teléfono fijo los particulares.

En línea con lo mencionado anteriormente y por cuestiones obvias, la inmobiliaria evitará que contactes con el dueño directo. Para ello, publicará fotos en las que no se pueda identificar la finca y su altura mediante fotografías. Por ello, es poco probable que muestren fotos del frente de la finca o cualquier elemento que te permita identificar el lugar donde se encuentra. Si las fotografías lo permiten, eres muy detallista y lo suficientemente despierto, en algunas ocasiones podrás identificar el piso a través de los elemento que se observan por la ventanas del inmueble. Así que mira muy al detalle a través de las ventanas de la fotografía e intenta identificar una tienda (googlea las sucursales de esa tienda), una marquesina muy particular o cualquier otro elemento que destaque y puedas encontrarlo a través de google maps.

Espero haberte brindado suficientes elementos para hacerte con la casa de tus sueños y siempre recuerda, si hay una vivienda publicada por más de 24 horas, busca el pelo al huevo y hazlo jugar a tu favor!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *