Blog

¿Cómo te llevas con el dinero?

¿Eres consciente de que manejas dinero todos los días?

Te relacionas más con él que con la mayoría de tus seres queridos. Hay muy pocas cosas con las que nos relacionamos todos los días. ¿Por qué no poner foco en mejorar esa relación con el dinero si es algo con lo que convivirás siempre? Una vez que hayas logrado tener una mejor relación con él y obtengas la tranquilidad financiera que deseas, podrás poner el foco en lo que realmente es importante para ti.

Para mejorar nuestro vínculo con esos papeles que tantas alegrías y dolores de cabeza nos dan, debemos ir más allá. Debemos mirarnos a nosotros mismos pues somos los conductores del dinero, somos quienes lo manejamos, quienes tomamos diariamente decisiones sobre él. Aquí es donde ingresas tú como actor principal y te conviertes en el término más importante de la ecuación.

Ahora bien ¿Qué puedes hacer para mejorar tu relación con el dinero? Lo primero es echar un vistazo a tu situación financiera y preguntarte si estás donde deseas estar. Si aún nos estás en ese lugar entonces deberías trabajar tu vínculo con el dinero.

¿Cómo lo haces? Pues, nada más y nada menos que, ¡Conociéndote! Lo más importante es saber cómo te comportas por tus creencias respecto al dinero, tus hábitos de consumo, tus hábitos de ahorro, etc. Conociendo esto podrás cambiar aquellas variables que te perjudican y potenciar las que te benefician. Para trabajar más en detalle estos temas puedes bajarte nuestro Ebook gratuito ¿CÓMO COMIENZO A ENTRENAR MIS FINANZAS? suscribiéndote a nuestra Newsletter.

Para dar un primer paso te propongo que hagas una lista con todo aquello que piensas respecto al dinero, como puede ser:

  • es difícil de conseguir
  • genera desacuerdos y problemas
  • me produce jaquecas
  • u otras cosas que creas que el dinero “te hace a ti”.

Luego te propongo que escribas en una segunda columna todo aquello que harías si tuvieras mucho dinero como ser:

  • estar más tiempo con tu familia
  • tener tu propia casa
  • viajar
  • pagar la mejor educación a tus hijos, etc.

¿Ya lo has hecho? Ahora compara ambas columnas y verás que todo aquello que solemos asociar negativamente con el dinero se contrapone a todo aquello que haríamos si tuviéramos dinero. Este ejercicio pretende darte a entender que tenemos creencias respecto al dinero. Son esas creencias las que nos llevan a tomar decisiones que pueden perjudicar nuestra situación financiera y por ello deben conversarse y trabajarse. Todas las decisiones que tomamos las hacemos desde nuestras creencias, con lo cual, si tienes una idea negativa respecto al dinero tomarás decisiones en base a ello. Cambiando tus creencias puedes generar un cambio de perspectiva para la toma de decisiones.

Ahora iremos a por los hábitos. Un hábito es una conducta repetida regularmente que requiere de un pequeño o ningún raciocinio. ¿Qué significa esto? Que casi no evalúas, tanto si te conviene como no, al momento de hacerlo pues ya tienes la costumbre. Es normal este comportamiento pues el cerebro suele tomar atajos a modo de ahorrar energía. Nuestro cerebro es totalmente eficiente. Lo que no es eficiente en muchos casos es el hábito que damos como respuesta a un estímulo según nuestros objetivos financieros. Por ello debes conocer tus hábitos en relación con el dinero. Te propongo que hagas una lista de hábitos de ahorro y hábitos de gasto. Esto sería: “ahorro el dinero que me sobra a fin de mes” o bien “ahorro determinada cantidad a principios de mes”. A nivel consumo un ejemplo podría ser: “cada vez que voy al supermercado compro un 10% más de lo que llevo en la lista de compras” o bien, “compro según paseo por las estanterías”. Luego piensa cómo incrementar la primer lista (ahorro) y hacer más pequeña la lista de hábitos de gasto. Por supuesto tendrás gastos ineludibles, pero si puedes identificar cómo reducir los gastos e incrementar los ahorros, ya vas por buen camino. Hay mucho por hablar sobre hábitos de consumo así que lo haremos en el futuro en diferentes posteos y videos.

Ahora que sabes que para tu salud financiera es fundamental trabajar las creencias y los hábitos sobre el dinero te propongo que pongas en práctica estos pequeños ejercicios que te hemos propuesto. Ya con el tiempo iremos proponiendo nuevos modelos de trabajo para que puedas mejorar tu relación con el dinero. Lo más importante, es saber que pueden cambiarse tanto creencias como hábitos a fin de conseguir nuestros objetivos financieros.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *