Blog

Ordena tu casa y ordena tus finanzas

Este artículo va inspirado en el libro “La magia del orden” de Marie Kondo. Este Best Seller se centra en transformar tu hogar desordenado en un espacio de serenidad, paz e inspiración a través del orden. Lo que realmente destaco de esta iniciativa es que no sólo transforma tu espacio físico sino que también te cambiará la vida pues, con una casa más ordenada, te sentirás más seguro, tranquilo, exitoso y motivado para crear la vida que deseas. Todo esto, sucede también cuando logras ordenar tus finanzas.

Ahora bien, mencionaremos ciertos pasos hacia este mundo ideal y luego los traduciremos a nuestro ámbito financiero.

  1. Visualiza cómo quieres que quede el lugar que vas a organizar así puedes tener claro lo que buscas. Esto, en el ámbito financiero, sería visualizar tu meta financiera, sea un monto en dinero o un bien en particular. Quiero destacar que si existe algo que realmente deseas, prefiero que focalices en ello y no en el dinero que necesitas para conseguirlo. A mayor conexión emocional con tu objetivo, más probable es que lo consigas.
  2. Marie Kondo menciona, que debes separar tus cosas organizándolas por categorías. Ella menciona como categorías a la ropa, los libros, papeles y documentos, varios y de valor sentimental. ¿Cómo lo haríamos en nuestras finanzas personales? Pues categorizando: ahorro, gastos de vivienda y alimentación, inversión, capacitación y ocio. En inversión, además de las formas tradicionales de invertir incluiríamos aquellos ingresos pasivos en los que invertir como un medio para conseguir nuestro objetivo.
  3. En tercer lugar nos menciona que debe hacerse todo de una vez pues si haces un poco cada día nunca acabarás. Aquí viene lo que llamo “el día del dinero”. Esto es un día al mes en el que coges tus comprobantes, tu planilla de Excel o bien tu planilla a mano y cargas todos los consumos del mes. Luego, categorizas según lo mencionado en el punto anterior y comienzas a comprender por dónde sale tu dinero y por dónde puedes ahorrar. Si las categorías te quedan demasiado grandes, crea subcategorías.
  4. Algo que llama mucho la atención y que se menciona en el libro es que debes tratar a las cosas como si fueran (casi) personas. Esto dice literalmente la autora: “No creo que deba haber ninguna competición en nuestro corazón entre cosas y personas. Si valoramos los objetos que nos importan, y los tratamos bien, no solo durarán más y nos darán más placer; también podemos aprender incluso a ser más amables y generosos con las personas”. Lo que puedo asegurarte es que bajo esta premisa ahorrarás mucho dinero en ropa.
  5. El paso de la Aquí, en lo que a ordenar tu casa se refiere, debes tomar cada cosa que tienes y preguntarte si te da felicidad. Sugiere que sólo conserves aquello que te hace feliz. En nuestras finanzas, tendrás que revisar cada gasto y preguntarte exactamente lo mismo: ¿Me hace feliz salir a comer 4 veces al mes a un restaurante o con 1 sola vez me haría feliz? ¿Me hace feliz tener televisión de pago o con televisión de aire estaría feliz? Se que pagar la cuenta de luz no te hace feliz, pero ¿Serías feliz si no tuvieras electricidad? Luego descarta todo aquello que no te reporte un cierto grado de felicidad. No caigas en la trampa de “por las dudas”.
  6. “Rechaza los productos de almacenaje, y usa cajas de zapatos vacías.” Traducido a las finanzas podrías decirte que no compres cuanta aplicación te ofrecen para organizar tus finanzas. Comienza por la clásica planilla de Excel. Si alguien hace el trabajo por ti, no tomarás conciencia de los cambios que necesitas hacer en tus consumos.
  7. Ropa de temporada. La autora menciona que debe abandonarse esta costumbre. Es lógico pues bajo esta perspectiva tendríamos el doble de ropa. Aquí podríamos decir que evites los consumos por temporada y que también ordenes tus consumos mensuales: día del supermercado, día de ocio y así sucesivamente. Genera un orden en tus consumos para evitar caer en la trampa de consumir desordenadamente por el simple hecho de ver el dinero en tu cuenta bancaria.
  8. No dejes que te vea tu familia. En este punto Kondo dice: “A los padres les angustia mucho ver lo que desechan sus hijos. El volumen de las cosas puede hacer que los padres se pregunten ansiosamente si sus hijos podrán sobrevivir con lo que les queda”. Lo mismo sucede cuando tus padres ven tus cuentas y observan que desechas ciertas partidas para mejorar tu situación financiera.
  9. Dona lo que ya no te sirve. Pregúntate si ya cumplió su función. Donar te hará bien así que recomiendo esta vía. Ahora, si lo que tienes es de mucho valor, puedes evaluar revenderlo y generar un ingreso adicional que debe ir directamente a la cuenta de ahorro o inversión. En este aspecto Marie Kondo nos dice “Cuando te topes con algo de lo que no puedes desprenderte piensa con cuidado sobre su verdadero propósito en tu vida. Te sorprenderá cuántas cosas que posees ya cumplieron su función. Al reconocer su contribución y dejarlas ir con gratitud, serás capaz de poner en verdadero orden las cosas que posees y toda tu vida”.

Espero que esta comparación haya sido de ayuda para que puedas poner en orden tus finanzas. Al terminar este artículo define un “día del dinero” para ti y comienza a generar el cambio en tu vida.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *